Navigate back to the homepage

El Secreto del Poder

Wario Kreutzberger
July 17, 2020 · 10 min de lectura

Este es el nuevo ritmo. Esto busca esclarecer grandes interrogantes de quienes crecieron en los años 90 y cuyas vidas se han ido precarizando a partir de la década del 2000.

Un misterio más grande que la desaparición del Memito de Los Venegas. El código Konami de la democracia chilena.

Un paso atrás, otro adelante. La conexión ideológica, económica y social entre Nintendo of America —empresa expandida en la era de Bush padre— y la consolidación del modelo económico chileno en la frágil democracia tutelada es tan fuerte como la relación entre Mario y Luigi. Entre Jaime y Pablo. Entre Zelda y Link.

Te vas a alborotar

Nintendo (Soft) Power

Año 1991. En la tele, Colo-Colo campeón de la Libertadores. El secuestro de Cristián Edwards y el Informe Rettig. La navidad de ese año tendría a un poderoso rostro, un hombre de bigote. No era Augusto Pinochet.

Super Mario Bros. es el título que apareció en el Action Set, acompañado por Duck Hunt y un arma, el Zapper. Originalmente lanzado por Mattel, descansó en las bases de los árboles navideños del Chile de la Concertación. Ese país, ahora lejano, que llegó a una tasa de crecimiento del 12%.

PIB en Chile del 87 al 2006

Nintendo entró fuerte en la vida de las familias chilenas. El aparato mediático de Mario abarcaba las industrias de alimentación, lácteos e hidrocarburos y se instalaba en los barrios oligarcas montando exposiciones de propaganda en el Parque Arauco. La popularidad que los videojuegos alcanzaron junto a esta marca llegó a tal punto que padres y madres de la época simplemente se referían a «el nintendo» como sinónimo de jugar.

En este escenario de total desventaja la compañía rival Sega solo alcanzaba, según la revista Muy Interesante, el 25% del mercado.

REDI Ltda., representante del puercoespín nipón en Chile, nunca pudo disputar la hegemonía cultural de Nintendo. Mientras que en EE.UU. la competencia era de igual a igual —con el mítico eslogan «Genesis does what Nintendon’t!»—, acá la confusión reinaba: Sonic en la tanda publicitaria pronunciaba una frase totalmente inconexa y que nunca llevó a la práctica: «Sí, sí, sí, sí, sí».

Como una apuesta contrahegemónica Sony levantaría el PlayStation sin una representación oficial en el país (una estrategia al más puro estilo de la Fundación Friedrich Ebert) con el soslayado plan de democratización a través de las copias paraguayas de Juisma, constituyendo un bloque alternativo, una suerte de Frente Amplio de los videojuegos. Tanto es así que en el programa Bakania de Chilevisión se transmitió en vivo y en directo, sin cortes, el llamado a emular el Nintendo 64 como una forma de protesta.

Kennedy

En paralelo, Maldita Sea, de Canal 2, promovía el culto a la consola de Sony a través de programas especiales. El mismo Juan Andrés Salfate plantearía al aire que «el Nintendo 64 es una consola para niños» de forma despectiva en el mismo estudio donde la futura alcaldesa de Maipú, y pivote de la derecha, Cathy Barriga, respondía los faxes.

El guante invisible de Mario y Luigi aparecen como inmediatos sospechosos de la cancelación de ambos espacios.

Guante invisible de Mario

Nintendo estaba por sobre todas las cosas, pero había un secreto detrás del poder.

El camino de Nintendo a estos lugares del cono sur involucra a la empresa H. Briones Comercial S.A. y a un joven ejecutivo llamado Nicolás Wild. Durante cuatro años Wild viajó a las oficinas de Nintendo en Estados Unidos para buscar ser la representación oficial para Chile. Nadie le dio bola. Hasta que un día recibió una invitación por teléfono.

«Cuando fui a las oficinas por primera vez, el vicepresidente ejecutivo llamó al presidente de la compañía y le dijo que tenía solo una oportunidad para adivinar quién estaba allí de nuevo. Le tomó un segundo decir mi nombre. Nuestra insistencia nos hizo conocidos antes de nuestra gestión comercial»

Sin embargo el guardián de la garantía era realmente la cabeza detrás de Wild, Hernán Briones.

Sello H. Briones Nintendo

La garantía

Hernán Briones no fue un hombre cualquiera. Poderoso empresario y presidente de la Sofofa entre 1991 y 1993 —los años de Super Mario Kart—, fue amigo cercano del dictador Augusto Pinochet. A través de una de sus empresas, Cementos Bío Bío, compró al Ejército de Chile miles de hectáreas de tierras a un precio irrisorio, las cuales fueron arrebatadas a campesinos por parte del Ejército posterior al Golpe de Estado, y que luego servirían para instalar una empresa minera.

Briones también fue parte de un selecto club, que no era el Club Nintendo.

La Fundación Pinochet lo tuvo de Presidente, en la cual compartió redes de influencia con el empresario dueño de Megavisión, Ricardo Claro. En los años previos al comienzo de la dictadura, ambos personajes formaron parte de un «comando conspirativo de empresarios», junto a otros nombres como Ernesto Ayala y Benjamín Matte.

Durante el arresto de Pinochet en Londres, Briones, aún presidente de su fundación, declaraba:

«La BBC de Londres me llamó recientemente y me preguntó si yo estaba de acuerdo con las atrocidades cometidas por Pinochet y yo les dije: ¿De dónde sacan ustedes que hubo atrocidades?»

Briones se encargaría de traer los nintendos a las casas. Por su parte, Ricardo Claro, un Tom Nook de la época, daría soporte mediático a través de sus empresas. Así es como Megavisión puso al aire comerciales de Club Nintendo, revista en ese entonces editada por Editorial Televisa, socios de Claro en Canal 9.

Cajas Briones Pinochet Claro

Ricardo Claro, abogado además de empresario, tuvo en su poder la Compañía Sudamericana de Vapores, cuyo actual directorio incluye a Andrónico Luksic y Hernán Büchi; trabajó directamente con la dictadura siendo asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores en los años 70, tiempo en que le tocó organizar una asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Santiago en el año 76, donde estuvo invitado Henry Kissinger, entonces Secretario de Estado del gobierno de Estados Unidos.

Claro se jactaba de ser una de las personas más informadas de Chile. Visitó a Pinochet durante su arresto en Londres y fue sindicado por ex-agentes como financista de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA). También encabezó su propio buffet de abogados, Claro & Cía, quienes en 2002 litigaron en nombre de Nintendo of America por la propiedad intelectual del dominio Pokemon.cl.

Mapa Conceptual Briones + Claro

La operación de Nintendo en Chile se abría espacio en programas como «Nintendomania» en el Megavisión de Claro. Coincidencia o no, el «Killer», personaje del espacio que emulaba a un Fulgore, hacía payas al aire como un auténtico tributo a las raíces patronales en el mismo canal donde año tras año se exhibía el Champion de Rancagua.

Si le das más poder al poder, Briones y Claro jamás serían vencidos.

Un impactante episodio de la conexión entre las fuerzas represoras y H. Briones sucedió en el Persa Bío-Bío. El reconocido «Tomás Mosciatti» del mundo gamer chileno, Machimaro, fue testigo de una redada al centro comercial, donde la policía no mostró compasión e incluso llegó a requisar cartuchos del Famicom japonés, que fueron convenientemente confundidos con juegos piratas.

Machimaro

El ahora locutor de Radio Pawa acusa una posición monopólica y amedrentamientos por parte de Briones:

«En aquellos años H. Briones persiguió con los pacos a las personas que no vendieran cartuchos originales. Los cartuchos de Famicom y Super Famicom para ellos eran piratas porque había desconocimiento. ¿Fue un viejo bueno en el negocio? Claramente lo fue; el problema es que se pasó por el culo a un montón de personas que vendían en el mismo Bío-Bío»

No sería la primera ni última vez que el poder militar aplastara los espacios democráticos populares.

Derecha + Nintendo

Las consecuencias

La garantía de Nintendo se sustentó con el despliegue de una potente campaña de marketing basada en el más salvaje individualismo.

Un permanente llamado a la toma y el control del poder. ¿Acaso conectado con la proliferación de grupos de ultraderecha en la actualidad? No deja de ser coincidencia que el juego favorito de la juventud de José Antonio Kast sea Mario Kart, ni que Joaquín Lavín haya hecho un controvertido cosplay de Super Mario para simpatizar a la juventud.

Incluso en los primeros números de la mítica revista Club Nintendo podemos encontrar valores que coinciden con el relato liberal clásico de la Unión Demócrata Independiente. ¡Viva la familia!

Viva la familia

Con el pasar de los años hemos visto surgir a diversas personalidades que coinciden estéticamente con esta doctrina.

Tal es el caso del doble no oficial de Miyamoto en Chile, Juan Cancino. Entre los años 2010 y 2019 fue la cara más visible del gremio nintendero en el país, representado por JVLAT, sucesores de la distribuidora H. Briones. El ex-presentador de Hora Gameplay de Control.VG, proveniente de Recoleta, es sobrino del huaso Clavel, cuyas canciones hoy cancelables sonaron fuerte en los estudios de Venga Conmigo.

Todo lo que Juan adora a Nintendo es contrastado proporcionalmente con sus fuertes reparos contra la ex-presidenta Michelle Bachelet, a quien ha atacado en diversas ocasiones en redes sociales.

Viva la familia

Pero el curioso parentesco entre Clavel y Cancino resulta ser la razón de que Mario y sus secuaces llegaran a su vida. En uno de sus viajes a Nueva York —bastante lejos de Talca— el huaso decidió comprarle una consola NES a su hijo, Clavel Jr., quien recibiría para entretenerse todo lo contrario a las bolitas, el trompo y la popular payaya.

Ese souvenir del imperialismo que se abría paso en las conciencias latinoamericanas, llegaría a Juan como una ventana al Reino Hongo. Su padre, al observar esto, le propondría obtener de regalo una consola similar a la de su primo a cambio de comenzar a tocar a guitarra con él.

Cancino lograría ser un destacado ejecutivo del mundo de los videojuegos, sin embargo, nada de ello, según un testimonio entregado por él mismo en YouTube, impediría que su tío Clavel le recordará de quién era la consola original.

Vito Martínez es otra cara de la misma moneda. Diversas páginas web constatan denuncias sobre su comportamiento.

Sus acusadores sostienen que lideró un monopolio sin precedentes en Latinoamérica para ser el único rostro de la marca Pokémon en Chile, a través de cuestionables prácticas, en representación de Big Bang Entertainment (¿aló, Grupo Penta?).

Por años la única persona aprobada en Chile para organizar torneos oficiales fue Martínez. Según el relato de Joseph Vargas de Centro Pokémon, lo que podría ser Amnistía Internacional en el mundo de Ash Ketchum, «todas las solicitudes que llegaban a la empresa distribuidora para convertirse en organizadores eran automáticamente rechazadas».

Organizadores LATAM Pokémon

El Pokémon Day 2015 autogestionado por la comunidad sufrió la furia de Martínez. Cuando éste le quitó legitimidad al evento y decidiera organizar una fecha paralela para quitarle concurrencia a un espacio construido por los fans.

Su frase, quedará en los anales de la historia de los videojuegos en Chile: «No tienen la capacidad de organizar un evento oficial ya que el organizador para Chile soy yo».

Carta Vito Martinez

No se movía ni una carta sin que Martínez lo supiera.

Las acusaciones a Martínez en el artículo sostienen que ocupó su posición de poder para amedrentar a jugadores que organizaban torneos independientes y amenazó con vetar de manera permanente a quienes se hicieran con el primer premio del Pokémon Day. Así el año siguiente, la organización de dicho evento decidió cancelarlo para siempre.

Change.org Vito Martinez

Durante los últimos años las organizaciones de derechos Pokémon han extendido una campaña en Change.org donde se exigía a Big Bang Entertainment expulsar a Víctor de su cargo para otorgar verdad y justicia para la escena competitiva de Pokémon en Chile. Dicha petición alcanzó casi 600 firmas tanto de fanáticos como jugadores profesionales, lo que deja en evidencia el descontento generalizado hacia la figura del presentador de televisión.

«Vito y Cancino son dos efectos que continúan el legado de Hernán y Ricardo, y que controlaron la distribución de la alegría de niñes con el solo fin del beneficio individual y la acumulación de capital, valores que Nintendo, al igual que el neoliberalismo, inculcan en sus fanáticos desde el comienzo de su historia en Chile», consigna el fiscal Phoenix Wright.

La conexión profunda entre el pinochetismo y las consolas de Nintendo Co. Ltd. son el secreto del poder. Y a pesar de Mario ser un gásfiter, inmigrante con sobrepeso (como el 70% de la población según la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017 del Minsal) sólo desea ser parte de la estructura monárquica a la que pertenece la princesa Peach.

Encuesta Nacional de Salud Minsal

Mario se ha disfrazado de conejo, de sapo (¿aló, CNI?), de mapache (jamás de mapuche) y hasta de obrero (en Wrecking Crew), sin embargo sólo ha escalado en el Castillo para lograr una posición dominante en la estructura de privilegios por sobre los Toads trabajadores del reino hongo. Para Mario, todo vale callampa. Así se engrandece.

Encabezado Club Nintendo

¿Por qué Club Nintendo debe responder?

Un pueblo sin memoria es un pueblo sin futuro.

¿Qué fue de Max, el agente chileno de Club Nintendo, que junto a Axy, Spot y Fox aparecen en el colofón de cada número editado en Chile? Su nombre real es Mirko Albuquerque y lo último que se supo de él fue que colaboró con la revista Mouse en su sección de videojuegos. Fue miembro del infame S.O.S: Servicio Organizado de Secretos.

Tampoco hay registro de Helio Galaz, parte del staff editorial. Las últimas imágenes con vida que se registran antes de su desaparición están en el archivo de Nintendomanía de 1997.

Ni perdón, ni olvido. ¿Por qué se publicaron datos personales de menores de edad que leían la revista de forma indiscriminada en sus páginas? ¿Qué necesidad había de pedir incluso el establecimiento educacional en las cartas al Doctor Mario?

Pidiendo direcciones en Club Nintendo

¿Por qué Kellogg’s exhibía en las páginas de Club Nintendo el llamado a enlistarse en una organización paramilitar, alineada con la estética del Tío Sam, llamada Club Kellogg’s? Todas estas dudas han cruzado más de veinte años de silencio.

El Tigre Tony llamando como el Tío Sam

El periodismo de tecnología, que compite en funados con el mundo de la trova independiente, ha venido viajando y comiendo de la mano del poder sin cuestionarse de quién realmente es el control.

La vida y muerte de Gus Rodríguez, el primer Nintendero de Latinoamérica, un verdadero Simón Bolívar de Hyrule, inspiran las siguientes palabras de cierre.

Hay jóvenes viejos, viejos jóvenes, Coca-Light Man y Papi Viejín, y en estos últimos me ubico yo. Esos jóvenes viejos no se preguntan cuánta deuda existe en otras islas de Animal Crossing y a veces ni en su propia isla.

Hay jugadores de Doctor Mario que no comprenden que la salud se compra y que hay miles, y miles, y miles de hombres y mujeres en América Latina que no pueden comprar la salud.

En América Latina hay más de treinta millones de Pikmins sin trabajo y la cifra se eleva por sobre sesenta millones tomando en consideración aquellos que tienen trabajos ocasionales. ¡Para que termine esta realidad brutal se requiere un jugador comprometido con el cambio social! Se necesitan gamers que no busquen engordar en Twitch como Rubius sin Imaginacción.

La base política de este movimiento está formada por fanáticos de Sony, por jugadores de Xbox y PC. Y respetamos el pensamiento Sega, cuando el pensamiento de Sonic interpreta el verbo de Yoshi que echó a los goombas del Island.

La juventud tiene que entender y nosotros en Chile hemos dado un paso trascendente. Los Nintenderos de hoy conjugamos una misma actitud y un mismo lenguaje frente a los problemas esenciales del pueblo hongo. Porque un toad sin trabajo, no importa que sea o no sea leal a Peach, no importa que sea o no sea de Wario, no importa que no tenga ideología política. ¡Es un toad que tiene derecho al trabajo y debemos dárselo nosotros!

Mucho más temprano que tarde, se abrirán las bandas anchas, para que circule el que no paga Nintendo Switch Online.

Viva Chile, viva el pueblo, vivan las y los videojugadores.

© 2020 MonoLeaks
Link to $https://www.youtube.com/colemonocl/Link to $https://twitter.com/cole_mono/Link to $https://instagram.com/cole_mono/Link to $https://www.facebook.com/Colemono/Link to $https://www.patreon.com/colemono/